Opinión

Inesperado

Avatar del

Por: Lourdes Casares de Félix

El aborto es uno de los temas más polémicos y como tal creo que para formarse una opinión es preciso analizar varias aristas. No es simplemente decir soy pro vida y ya. Si lo eres, es importante ponerse en el lugar de las embarazadas que se encuentran solas y en estado de vulnerabilidad, y apoyar a fundaciones o asociaciones que tienen la misión de apoyar esta causa.

Así también es importante exigir políticas públicas y programas que ayuden a prevenir los embarazos inesperados y apoyen a las mujeres que van a ser mamás y se encuentran en desamparo. 

Por otro lado, tampoco es válido pugnar por el aborto sin ofrecer alternativas reales y viables a las embarazadas que ven un futuro amenazante debido a la criatura en su vientre. 

Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) parte de la base que los abortos inseguros (o clandestinos) existen y que, bajo esa lógica, lo mejor sería facilitar el acceso a un aborto legal y sin riesgos, hay quienes creen que el trabajo debería comenzar desde antes, acompañando a la mujer para que no se vea en la necesidad de abortar.

Planned Parenthood es la empresa norteamericana que más abortos realiza durante el año. Las cifras alarmantes cuentan que son poco más de 350 mil abortos al año solo en Estados Unidos. 

Organizaciones como ésta alegan que la libertad reproductiva implica también el derecho al aborto de las mujeres pobres. 

Incluso aunque el aborto sea ilegal, las mujeres de alto nivel socioeconómico tienen a su alcance, y siempre han tenido, el dinero y los médicos privados para hacerse abortos; mientras que las mujeres pobres deben enfrentar la decisión de llevar a término un embarazo no deseado o arriesgar sus vidas en un aborto inseguro e ilegal. 

Muchas de las razones para abortar, según investigaciones, es que muchas mujeres deciden hacerlo debido a que son muy jóvenes para tener un bebé, y otras tienen apenas las posibilidades económicas de mantenerse a sí mismas, por lo que mantener a un bebé es imposible. 

Tener un bebé significa también para algunas dejar a un lado su proyecto de vida.A menor acceso a información, educación sexual, métodos anticonceptivos y/o redes de apoyo, mayor es la posibilidad de que las mujeres se embaracen contra su voluntad.   

Un 75% de las mujeres que abortan no lo hacen por decisión libre, sino acosadas por grandes dificultades frente a las que no ven otra salida. Sólo es libre quien tiene alternativas para optar. 

Y muchas mujeres se ven obligadas por presiones de sus parejas, de la sociedad, de su trabajo o de la falta de apoyos. Sin opciones y sin alternativas, la decisión no es voluntaria, es obligatoria.

Los sitios autorizados donde se practican abortos no informan de alternativas distintas al aborto como podría ser darlo en adopción ni les enseñan ecografías de su embarazo.

Los colectivos pro aborto se oponen a que se ofrezca información y apoyo integral a las  embarazadas.

El aborto no es un derecho. Se tiene derecho a recibir una educación sexual adecuada, a recibir información sobre las alternativas, a recibir asistencia psicológica y sanitaria, a recibir ayuda económica. 

Pero ninguna mujer tiene derecho a matar una vida aunque viva dentro de su cuerpo. Es esa vida la que tiene derecho a ser protegida.

Los programas sociales del Estado destinados a mujeres embarazadas sin recursos que quieran tener a su hijo son nulos. El aborto es un fracaso de la sociedad.

Este 29 de marzo se estrenó en Estados Unidos la película “Inesperado”. Una cinta que cuenta la historia real de Abby Johnson, una ex trabajadora de éxito de la multinacional abortiva más poderosa del mundo: Planned Parenthood.

Esta película narra la transformación impactante en la vida de Abby después de haber estado involucrada en unos 22 mil abortos. 

Ella creía en esta causa hasta el día en que vio algo que lo cambió todo y se convirtió en una defensora de la vida de bebés no nacidos. 

Este filme llegará a México a finales de septiembre permitiéndonos ver el trabajo de la industria abortiva.

Para la elaboración de políticas y programas que puedan prevenir un aborto hay que analizar qué es lo que provoca un embarazo vulnerable y entender el contexto que hay tras la decisión de una mujer que se plantea una salida abortiva.

En esta nota:

Y tú, ¿qué opinas?